TRABAJADORES DE TELEFÉRICO MUKUMBARÍ APRENDEN A REPARAR BOMBILLOS

171
171

Un grupo de integrantes de la fuerza laboral de Mukumbarí Sistema Teleférico de Mérida (STM) realizó un interesante taller de métodos para reparar bombillos ahorradores, con el ánimo de entregar a los trabajadores y trabajadoras de Venezolana de Teleféricos (Ventel) no sólo destrezas para rescatar a estos útiles y costosos materiales eléctricos, sino motivar en ellos iniciativas como éstas para estimular la cultura del reciclaje, mantenimiento y ahorro.

Este breve pero sustancioso curso es el primero de varios que desarrollará la Coordinación de Atención al Ciudadano de Mukumbarí STM junto con su similar de la Corporación Eléctrica Nacional (Corpoelec) de Mérida, con el apoyo de la Fundación para el Desarrollo del Servicio Eléctrico (Fundelec) del Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica, organismo que mantiene un programa didáctico de este tipo para entes públicos, empresas privadas, planteles educativos y movimientos del poder popular que lo soliciten.

Por la Oficina de Atención al Ciudadano de Corpoelec Emilcy Guillén precisó que este tipo de labores se vienen realizando con las mesas técnicas de energía, especialmente con los consejos comunales e instituciones del estado para que sus integrantes tomen mayor conciencia sobre el ahorro energético y aprovechamiento o reciclaje de materiales que pueden repararse con bajo costo y mínimo esfuerzo, evitando desechar objetos que pueden ser reparados, recuperados y reutilizados.

Agregó que la idea es incentivar en los participantes la importancia de concienciar, aprender, producir y mejorar los materiales que usamos cotidianamente, intentar modificar la mentalidad existente de desechar todo lo que se daña y comprar todo nuevo, sobre todo en esta época que ha sufrido los efectos de la guerra económica, asociada con el saboteo, robo y hurto de los sistemas eléctricos, cuyo efecto inmediato es el daño en los equipos domésticos y de oficinas, como los bombillos, por ejemplo.

El ciclo de cursos y talleres de reparación de bombillos ya cumplió dos años en Mérida y hasta el momento más de cien de ellos han sido impartidos en diversos espacios, además de que se pueden hacer con facilidad y bajos costos, ya que los aprendices sólo deben presentarse con sus bombillos “dañados” para que sean reparados por ellos mismos, porque incluso niños y adolescentes suelen aprender rápidamente y comenzar un oficio que puede ser lucrativo, afirmó.

Al respecto, destacó que a raíz de la creación de estas “clínicas” de bombillos se ha observado una disminución de hasta 30% de las solicitudes de estos insumos en las comunidades que han recibido la inducción, lo cual significa un útil ahorro tanto para las familias y locales, como para Corpoelec cuando se trata de substituir los bombillos; “podemos asegurar que de diez personas que reciben el entrenamiento unas tres aprenden a hacerlo y hasta se dedican a esa actividad “como negocio”, dijo.

Precisó que la Oficina de Atención al Ciudadano de Corpoelec está dispuesta a recibir solicitudes de movimientos del poder popular, planteles educativos, empresas e instituciones públicas para impartir este tipo de talleres, así como cualquier otro requerimiento como mantenimiento necesario o reparación de equipos y alumbrado público. (Prensa Mintur)